La Breve Historia del Auge y Caída de las TV 3D

Hace más o menos una década, todo el mundo estaba hablando de las TV 3D. Las empresas gastaron millones de dólares en marketing porque decían que estas nuevas TV iban a ser la siguiente revolución mundial en la forma de disfrutar contenido en casa.


Sin embargo, hoy en día, nadie está hablando de ellas y la mayoría de las empresas dejaron de fabricarlas. Pero, ¿qué pasó realmente? ¿Eran tan malas que merecieron desaparecer de esa manera o simplemente las empresas pasaron a otra moda del momento? Y lo más importante, ¿cómo funciona la tecnología 3D en general y por qué engañamos a nuestro cerebro cuando la utilizamos?

La Breve Historia del Auge y Caída de las TV 3D

El Boom de Avatar y el Auge del 3D

En el año 2009, salió una película épica llamada “Avatar”, dirigida por James Cameron, que en su tiempo fue la película más taquillera de la historia, superando incluso a “Titanic”. Esta película fue un boom en su momento por varios aspectos: tenía CGI de altísima calidad, la animación de los personajes era de otro nivel, y el mundo de Pandora era extremadamente épico por su flora y fauna. Lo más importante, todo esto se hizo específicamente para disfrutarse en 3D.

Como “Avatar” fue la película más vista del mundo en su momento y estaba optimizada para verse en 3D, causó que estallara el boom del 3D en esos años. Aunque el 3D ya existía antes de “Avatar”, el éxito de este filme hizo que los estudios cinematográficos empezaran a sacar todo tipo de películas en 3D, como “Cómo entrenar a tu dragón”, “Alicia en el País de las Maravillas”, “Tron”, “Toy Story 3”, “Spiderman”, “Thor” y hasta una versión de “Shrek” en 3D.

La Transición del Cine al Hogar

Este boom en la industria del cine llevó a que las películas distribuidas para el hogar también se lanzaran en versiones 3D. Pero, claro, las TV que teníamos en esos momentos no podían mostrar contenido en 3D fácilmente. Así que rápidamente, las empresas más grandes de tecnología empezaron a desarrollar y fabricar TV para suplir esta nueva necesidad de ver contenido en 3D en el hogar.


¿Cómo Funciona la Tecnología 3D?

El funcionamiento del 3D es algo muy interesante y más natural de lo que parece. Primero, hagamos una prueba práctica: aleja un poco la pantalla y haz los ojos bizcos para juntar dos puntos negros en uno solo. Si logras juntar estos dos puntos negros y enfocarlos, debe aparecer una tercera imagen en el medio, visualizándola ya en 3D.

Pero, ¿por qué pasa esto? Los humanos percibimos la profundidad mediante la visión estereoscópica, donde cada ojo percibe una imagen ligeramente diferente a la otra. Nuestro cerebro combina estas dos imágenes en una sola, dándonos una percepción de la profundidad. Si te tapas un ojo y miras a tu alrededor, perderás totalmente la percepción de la profundidad, similar a ver una película en 2D.

Tipos de Tecnología 3D en Televisores

3D Activo

Las TV con tecnología 3D activa muestran las imágenes destinadas al ojo izquierdo y al ojo derecho alternando entre ellas muy rápido, normalmente unas 120 veces por segundo. Los lentes tienen cristales LCD que se oscurecen y aclaran en sintonía con las imágenes que está mostrando la TV, engañando al cerebro y creando la ilusión de ver en 3D.

Desafortunadamente, los lentes necesitaban baterías, podían tener interferencia con otros dispositivos inalámbricos, eran más pesados y, sobre todo, muy caros. Una TV traía consigo dos lentes, pero si querías más para disfrutar con la familia, podías gastar hasta $150 por par adicional.

3D Pasivo

Esta tecnología utiliza lentes polarizados, mucho más ligeros y baratos que los de 3D activo. Las TV muestran dos imágenes al mismo tiempo, una para cada ojo, polarizadas de manera diferente (vertical y horizontalmente). Los lentes están polarizados de la misma manera que las TV, lo que permite que un ojo vea una imagen y el otro ojo la otra, creando la ilusión de ver en 3D.

Lo malo de esta versión es que la resolución se reducía a la mitad (por ejemplo, una TV Full HD en 1080p solo podía mostrar contenido en 3D a 540p), y las películas pesaban considerablemente más.

El Declive del 3D en los Hogares


La tecnología 3D era y sigue siendo muy cara de producir. Se necesitan cámaras especiales que cuestan cientos de miles de dólares para grabar las películas. Para las películas de animación, esto es más fácil ya que se usan cámaras virtuales, pero para las películas de acción en vivo, esto a menudo es costoso y complicado.

El costo de desarrollo y producción, junto con la experiencia de visualización inferior en comparación con el cine (donde las condiciones son ideales para disfrutar del 3D), llevó a que las empresas dejaran de fabricar TV 3D para el hogar en 2017, solo unos seis años después del auge inicial. Aunque el 3D no está muerto y muchas películas nuevas tienen versiones en 3D, parece que por ahora, esa experiencia seguirá quedándose en el cine.

Reflexión Final

La tecnología 3D tuvo su momento de gloria, impulsada por el éxito de “Avatar”, pero diversas complicaciones técnicas y de costos hicieron que su popularidad se desvaneciera rápidamente en el ámbito doméstico. Aunque ya no es común encontrar TV 3D en el hogar, la tecnología sigue viva en las salas de cine, ofreciendo una experiencia inmersiva que, por el momento, no puede ser replicada de la misma manera en nuestras casas.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario